31 jul. 2013


(Pincha y accede !!)


Es en el seno de la familia donde se define la autoestima de los niños y niñas, donde aprenden a aceptarse y a quererse a sí mismos y, por lo tanto, donde aprenden a reconocer si su opinión es o no valorada.

Es decir, un niño o niña, en función del estilo educativo de sus padres y madres, aprenderá muy pronto a conocer si debe o no dar su opinión y a reconocer si lo que piensa o dice es valioso para los demás.

Además, también está ampliamente constatado que las actitudes y comportamientos que los niños aprenden en la familia los extrapolan a los demás contextos sociales.






30 jul. 2013

( Pincha )

El Test de Raven consiste en encontrar la pieza faltante en una serie de figuras que se iran mostrando. Se debe analizar la serie que se le presenta y siguiendo la secuencia horizontal y vertical, escoger uno de las seis piezas sugeridas, la que encaje perfectamente en ambos sentidos, tanto en el horizontal como en el vertical.

Se trata de un test no verbal en el que no suele utilizarse límite de tiempo, pero dura aproximadamente 60 minutos. El Test de Raven se utiliza para medir la capacidad intelectual, comparando formas y razonando por analogías, independientemente de los conocimientos adquiridos, por lo que brinda información sobre la capacidad y claridad de pensamiento del examinado para la actividad intelectual. Esta prueba obliga a poner en marcha el razonamiento analógico, la percepción y la capacidad de abstracción.
Las Matrices Progresivas de Raven fueron creadas por John C. Raven en 1938 con el objetivo de evaluar a un grupo selectivo de oficiales de la armada de Estados Unidos.

Fuente: testdeinteligencia.com




15 jul. 2013

Publicado por Paloma G.L 15.7.13

Intervención alumnado #TEA


Accede al documento

Las personas con autismo, sin discapacidad intelectual asociada, presentan singulares dificultades las cuales dificultan su detección y diagnóstico, muchas veces no se detectan sus necesidades en el ámbito escolar y familiar, por tanto no acceden a los servicios específicos de apoyo, ya que no se reconoce su grado de discapacidad, ni las necesidades de apoyo a nivel formativo, laboral, de ocio y de vida adulta.

En muchos de los casos esta situación de no reconocimiento se agrava al ser confundidos o englobados en otras categorías diagnósticas (trastornos esquizoides, TOC…), esto conlleva a tratamientos e intervenciones erróneas, poco o nada beneficiosas para la persona.